free sex porn
free gay porn
watch free porn
free hd porn
african porn
  1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Utilizar Sierras caladoras portátiles

Image 2

 

1- Antes de empezar.

verificá que por debajo de la pieza a cortar, nada se interponga en el camino que va a seguir la hoja.

Asegurate que el cable de alimentación de la herramienta se encuentre siempre por detrás de la hoja, nunca por delante.

Utilizá solamente hojas afiladas. Las hojas gastadas se quedarán aprisionadas en la pieza a cortar.

Disminuí la presión sobre la sierra, conforme se va acabando el corte, para evitar una aceleración súbita de la hoja, al salir ésta de la entalla

Después de apagar la sierra, no la dejes hasta que la hoja se haya detenido por completo.

Aislamiento eléctrico. Elegí una sierra de calar provista de una carcasa totalmente de plástico, que aísla al usuario de eventuales descargas eléctricas, en caso de que se produzca alguna falla en el circuito.

2- Sierras caladoras eléctricas.

La sierra caladora eléctrica es una herramienta importante para cualquier taller hogareño. Es necesaria para efectuar los cortes curvos en madera, pero también se puede emplear para muchos otros usos. Provista de la hoja apropiada, una sierra de calar también cortará metal y plástico.

Acción orbital
Una sierra de calar normal presenta un movimiento recto de la hoja, hacia arriba y hacia abajo. Pero aquellas sierras que van provistas de un mecanismo orbital, cortan más rápido haciendo avanzar la hoja en la madera en el movimiento ascendente, y reduciendo al mínimo el desgaste en los dientes de la misma, y abriendo el corte al mismo tiempo hacienda que la hoja retroceda en el movimiento de descenso.
El grado de oscilación de la hoja se puede ajustar para adecuarse de este modo al tipo más apropiado de movimiento en función del material que se esté cortando. Con el avance máximo, la hoja corta rápida y fácilmente en madera blanda y plásticos. Esta acción orbital se va reduciendo gradualmente para maderas blandas de mayor grosor, así como para maderas duras, tableros de aglomerado y metales blandos.

Profundidad de corte
Por lo general las sierras para calar cortan maderas blandas y duras de hasta un grosor máximo de 50 mm. Cortan igualmente metales no ferrosos de hasta 12 mm., y en acero hasta 3 mm. de grosor. Con sierras profesionales podés cortar madera de un grosor ligeramente mayor, aunque llegan a cortar aluminio de 10 mm. de espesor y acero de 5 mm., dependiendo del tipo de hoja que se utilice.

Extracción de aserrín
La mayoría de las sierras caladoras producen un chorro de aire por la parte posterior de la hoja, que va eliminando el aserrín de la línea de corte. Este sistema es suficiente para la mayor parte de los trabajos en madera, aunque si se trabaja durante mucho tiempo con elementos que produzcan aserrín tóxico, es mejor adquirir una sierra de calar que cuente con un dispositivo de extracción. Se trata de un tubo flexible que se conecta por la parte posterior de la sierra a una aspiradora doméstica.

Selección de velocidad
Las sierras caladoras de velocidad única normalmente funcionan a gran velocidad, y se trata generalmente de sierras para madera, por lo cual no cabe esperar que corten metales durante largo tiempo sin llegar a recalentar el motor.
Algunas, están provistas de escalas para poder seleccionar una velocidad de oscilación determinada, de entre 500 y 3000 movimientos por minuto, para adaptarla, de este modo, al material con que se trabaja. Pero en aquellas otras, que cuentan con un auténtico sistema de selección de velocidad, ésta se controla en función de la presión ejercida sobre el gatillo, aunque también puede limitarse mediante un selector especial.
Generalmente la velocidad máxima suele reservarse para cortar madera, la media para plásticos y metales blandos y la baja para acero y azulejos o cerámicos. En la práctica, será el sonido de la sierra y la facilidad con que corte, los mejores indicadores para elegir un determinado número de oscilaciones por minuto.
Las mejores sierras de calar portátiles llevan incorporado un sistema electrónico de retroalimentación, para controlar el avance del corte, asegurando, de este modo, que dentro de ciertos límites, se mantenga una velocidad constante, mientras se está cortando.
Si se utiliza esta herramienta durante mucho tiempo en su velocidad mínima, el motor se recalentará, de modo que resultará conveniente hacer funcionar la sierra, de vez en cuando, a su máxima velocidad, sin cortar, para que el motor pueda alcanzar una temperatura normal.

Bloqueo del gatillo
En la empuñadura hay un pulsador que, al apretarlo, bloquea el gatillo de manera que la sierra funciona en forma continua. Este mecanismo sirve para reducir la fatiga y la tensión cuando se están haciendo cortes prolongados, no complicados.

Dispositivo de orientación de la hoja
Aunque con la hoja apropiada, siempre podés hacer cortes curvos complejos, suele ser necesario girar toda la sierra para orientarla en la dirección de corte, o ajustar la posición de la pieza. Sin embargo, con una sierra de calar orientable, se puede determinar la dirección de la hoja de manera independiente, gracias a un mando que va situado en la parte superior de la herramienta. También cabe la posibilidad de fijar la hoja en un sentido determinado, hacia adelante, atrás, o hacia un lado. En esta modalidad de corte hay que tener cuidado de ejercer presión directamente sobre la parte posterior del borde de la hoja ya que, en caso contrario, la hoja se torcería y rompería.

Potencia del motor
Prácticamente todas las sierras de calar portátiles tienen motores de 350 W que pueden alcanzar una velocidad máxima de 3000 oscilaciones por minuto. Las sierras de tipo profesional cuentan con motores de mayor potencia, con el propósito de no tener inconveniente para cortar cuerpos más duros, como acero, por ejemplo.

3- Sierras caladoras sin cable.

Han sido diseñadas específicamente para los profesionales, pero son muy pocos los fabricantes que producen modelos orientados para el mercado de los aficionados. Las ventajas de una sierra sin cable de alimentación, son evidentes pero, este tipo de sierras resulta no tan potentes como las alimentadas directamente de la red.
Su capacidad de corte, en profundidad, con relación a cualquier tipo de material es de aproximadamente la mitad de las sierras alimentadas desde la red, y además, al cortar por ejemplo, tableros de aglomerado de 15 mm. de grosor, sólo funcionan aproximadamente durante 15 minutos, antes de necesitar ser cargadas nuevamente.
Esto es tan sólo un problema menor si se cuenta con acumuladores de repuesto debidamente cargados.
Asegurate que cualquier sierra de calar sin cable que compres esté provista de un mecanismo de seguridad que impida que se ponga en marcha accidentalmente.

Control del astillado
Dado que la hoja corta en el movimiento ascendente, suele dejar astillas en ambos lados de la entalla por la parte superior de la pieza. Así pues, a la hora de cortar, es importante colocar la cara "buena" de la pieza boca abajo, a menos de que la sierra de la que vos disponés sostenga la pieza mientras la corta.

En algunos modelos esto se consigue gracias a que la base se desliza hacia atrás, hasta que la hoja entra en una estrecha ranura practicada en la parte metálica.

Otros modelos vienen con un protector antiastillas, de plástico, que sirve para rellenar el espacio existente en torno a la hoja.
Todas las sierras de calar están diseñadas para que resulte fácil el cambio de hoja, básicamente porque estas hojas no se pueden afilar, y hay que sustituirlas tan pronto como se gasten o se rompan.
Por otra parte, existen diferentes tipos de hojas específicas para determinados materiales y así las diferentes hojas para madera están diseñadas para obtener un corte más fino, más limpio o más rápido.
Aunque los diferentes fabricantes describen sus hojas de modos diversos, una comprensión básica de su fabricación y de su uso específico te permitirá elegir la hoja más apropiada para un determinado trabajo.

4- Hojas de sierras de calar portátiles.

Longitud de la hoja
Es la longitud de la sección cortante, o dentada de la hoja. Esta suele oscilar entre los 50 y los 100 mm. Por lo general sólo se utiliza la parte superior de la misma, por lo que la longitud de la hoja no suele ser un elemento excesivamente relevante, aunque cuando desees cortar tableros especialmente gruesos, tendrás que elegir una hoja cuya longitud supere en 15 ó 20 mm. el grosor máximo de la pieza.

Tamaño de los dientes
Algunos fabricantes especifican el tamaño de los dientes mediante el número de dientes que caben en 2,5 mm. de hoja; otros se sirven de la expresión II Paso de diente que describe la separación, en milímetros, existente entre dos dientes, medida entre punto y punto. Así pues, de una hoja se puede decir que tiene 10 dientes por pulgada (10 TPI) o que tiene un paso de diente de 2,5 mm. Como norma general, cuanto más pequeño sea el dentado de la hoja, más fino será el corte, y conforme aumenta el tamaño de los dientes aumenta también la velocidad de corte de la hoja.

DISPOSICION DE LOS DIENTES
La ranura que abre una hoja de sierra al cortar, es lo que conocemos como "entalla". Si la entalla fuera del mismo grosor que la hoja, lo más probable es que ésta se rompiera como consecuencia del esfuerzo a que se ve sometida la hoja debido a la gran fricción. Consiguientemente, las hojas están diseñadas de modo que la entalla sea ligeramente más ancha que la propia hoja, para que éstas trabajen con menos esfuerzo. Esto se consigue dando a los dientes de la hoja una disposición particular.

Disposición triscada:
los dientes de la hoja están inclinados, de manera alternada, a derecha e izquierda, según el sistema tradicional de los serruchos. Sin embargo, este sistema sólo resulta factible en dentados relativamente grandes y se suele reservar para hojas de corte rápido, que dejan una entalla de bordes importantes.

Hojas de grosor descendente:
Para obtener un corte más fino, el dentado de este tipo de hojas no presenta ninguna disposición particular. En su lugar, el huelgo necesario para la hoja se consigue haciendo que la parte situada por encima de los dientes presente una sección menor.
La entalla de estas hojas en madera maciza y en enchapado es muy fina. Si al dentado de estas hojas se le añade además un ligero triscado, el corte será algo más rápido.

Disposición ondulada:
las hojas cuyo dentado es extremadamente pequeño generan la entalla más ancha gracias a que el filo de las mismas está ligeramente ondulado.

Este tipo de hojas se utiliza sobre todo para cortar metal, aunque suelen ser útiles también para obtener una entalla limpia y estrecha en enchapados y en tableros de alma maciza.

SUSTITUCION DE LA HOJA DE UNA SIERRA DE CALAR PORTÁTIL
Para llevar a cabo la sustitución de la hoja seguí las instrucciones del fabricante, y asegurate siempre que la guía sostenga la hoja desde la parte posterior.

5- Cómo usar correctamente las sierras caladoras.

La acción de vaivén de una sierra de calar producirá vibraciones en la pieza a menos de que ésta esté bien fijada en el banco o colocada sobre caballetes de aserrar.
Esto resulta muy evidente en el caso de los tableros de enchapado, delgados, que deberás ir fijados por ambos lados sobre los caballetes, mediante unos tablonesde madera.

Corte a mesa libre

apoyá la parte delantera de la base de la sierra sobre la pieza, con la hoja separada de la misma y alineada con respecto a la línea de corte.
Conectá la sierra y adéntrela en la pieza, por el lado de desecho de la línea de corte. Hacé avanzar la sierra con ritmo uniforme y sin forzarla. Aproximadamente al llegar al último centímetro de corte reducí la velocidad de la sierra, sosteniendo el sobrante, mientras lo vas cortando.

Corte paralelo al borde

Una guía lateral ajustable, que va colocada en la base de la sierra va guiando la hoja de la sierra paralela a un borde recto.
Asegurate que la guía esté bien apretada y perfectamente alineada con la hoja. De no ser así, el corte no será recto, y la hoja podría adentrarse en la pieza, e incluso llegar a romperse. Si la guía resultara corta, podés hacer una mayor atornillando un listón de madera dura a la misma. Fijá la guía midiendo desde el borde interior hasta la hoja, o con la ésta alineada con la línea de corte, andá deslizando la guía hacia el borde de la pieza y apretala en su posición correcta. Conectá la sierra y avanzá hacia la pieza, manteniendo la guía oprimida contra ésta durante todo el corte.

Guía provisional

Cuando la línea de corte esté demasiado alejada del borde como para usar la guía lateral, deslizá el borde de la base de la herramienta sobre un listón que previamente hayas fijado a la pieza.

Corte en bisel

La base de las sierras de calar portátiles se pueden ajustar para obtener inclinaciones de hasta 45 grados a ambos lados de la hoja.
Aflojá ligeramente los tornillos de la base, golpeá suavemente ésta con el mango de un destornillador hasta conseguir la inclinación deseada en la escala y seguidamente volvé a apretar los tornillos. Resulta difícil hacer un corte inclinado a mesa libre, así que, en la medida en que sea posible, utilizá la guía lateral o fijá un listón guía sobre la pieza.

Corte de abertura

Para practicar una abertura circular en un tablero, en primer lugar hacé un agujero para la hoja, en la zona interior de la abertura, a continuación introducí la hoja por el agujero, conectá la sierra de calar y hacé la abertura de una sóla pasada.
Para hacer una abertura cuadrangular seguí el mismo procedimiento pero adentrándote en las esquinas y retrocediendo seguidamente aproximadamente unos 25 mm., a continuación practicá un corte curvo para volver a alinear la hoja con el siguiente lado de la abertura. Por último, eliminá los restos triangulares que han quedado en las esquinas, cortando en la dirección contraria.

Corte calado

En lugar de hacer un agujero de arranque podés, practicar un corte calado con la sierra. Para empezar a practicar la abertura.
Apoyá la herramienta sobre el borde curvo que se halla en la parte anterior de la base sin que la hoja llegue a tocar la pieza. Seguidamente conectá la sierra y girándola sobre la base, haciendo penetrar, de manera progresiva, la hoja en la pieza, hasta que la sierra esté en posición vertical y la base paralela a la pieza. Hacé siempre este tipo de cortes calados en la parte del sobrante, y no demasiado cerca de la línea de corte.

Corte curvo

Los cortes curvos muy cerrados hay que hacerlos con una hoja orientable, aunque si no son excesivamente cerrados se pueden hacer a mesa libre, prácticamente con cualquier tipo de hoja.

Si al hacer un corte curvo comenzás a notar resistencia en la hoja, en primer lugar hacé unos cortes rectos hasta llegar a la línea de corte. Esto hará que el sobrante vaya cayendo mientras se avance en el corte curvo, con lo cual se conseguirá una holgura mayor para la hoja.

Para hacer un corte perfectamente circular, convertí la guía lateral en un compás, con el accesorio de punto que viene con la sierra. Fijá el punto en el centro de la circunferencia y hacé girar la sierra en torno al mismo.

CORTE CON METAL
El corte de láminas de metal, aunque sean delgadas, es una operación lenta, y no debes caer en la tentación de forzar la sierra para acelerar el corte. Da una fina capa de aceite o de trementina por delante de la hoja, como lubricante. Utilizá antiparras y protectores antirruido.

CORTE DE LAMINADOS PLÁSTICOS
Para reducir el deterioro de los bordes que se produce en los tableros de aglomerados con laminado plástico, calocá una hoja de corte, especial para laminado, con dentado invertido. También podés utilizar una hoja fina, para metales, pero dándole la vuelta al tablero y colocándolo entre dos hojas de madera dura.

MESA DE ASERRAR
La mesa de aserrar representa una importante ayuda a la hora de realizar trabajos finos con madera. En este caso se sujeta la sierra de punta, de modo tal que la hoja sobresalga hacia arriba. De esta forma se pueden llevar a cabo tareas que requieren una gran precisión. Los expertos cortan siempre por el lado posterior de la pieza de trabajo, y así logran que los cantos luzcan mejor terminados.

Trabajamos con